viernes, junio 21

Ecuador abraza la guerra del presidente Noboa contra la violencia de las pandillas en medio del terror

Desde que el presidente de Ecuador declaró la guerra a las bandas criminales el mes pasado, soldados armados con rifles de asalto han inundado las calles de Guayaquil, una ciudad en expansión en la costa del Pacífico que ha sido el epicentro del descenso de la nación hacia la violencia durante años.

Sacan a hombres de autobuses y automóviles en busca de drogas, armas y tatuajes de pandillas, y patrullan las calles imponiendo toques de queda nocturnos. La ciudad está tensa, sus hombres y niños son objetivos potenciales para tropas y policías a quienes se les ordena acabar con poderosas pandillas que han unido fuerzas con cárteles internacionales para hacer de Ecuador un centro del tráfico mundial de drogas.

Sin embargo, cuando la gente ve pasar a los soldados, muchos aplauden o levantan el pulgar. “Aplaudimos el puño de hierro, lo celebramos”, afirmó el alcalde de Guayaquil, Aquiles Álvarez. «Ayudó a traer la paz».

A principios de enero, Guayaquil fue golpeada por una ola de violencia que podría ser un punto de inflexión en la larga crisis de seguridad del país: las pandillas atacaron la ciudad después de que las autoridades tomaran el control de las cárceles de Ecuador, en gran parte controladas por las pandillas.

Se secuestraron agentes de policía, se detonaron explosivos y, en un episodio transmitido en vivo, una docena de hombres armados se apoderaron brevemente de una importante estación de televisión.

El presidente Daniel Noboa declaró conflicto interno, un paso extraordinario dado cuando el estado fue atacado por un grupo armado. Ha desplegado tropas contra las pandillas que han invadido gran parte de Ecuador, luchando por controlar las rutas de tráfico de cocaína y transformándolo de uno de los países más pacíficos de Sudamérica a uno de los más mortíferos.

El máximo comandante militar de Ecuador ha advertido que cada miembro de la pandilla es ahora «un objetivo militar».

La agresiva respuesta de Noboa ha reducido la violencia y ha traído una incómoda sensación de seguridad a lugares como Guayaquil, una ciudad de 2,7 millones de habitantes y un importante puerto de narcotráfico, lo que provocó la aprobación del gobierno para 76 por ciento en una encuesta nacional reciente.

También generó alarma entre los activistas de derechos humanos.

«No vemos nada nuevo o innovador», dijo Fernando Bastias del Comité Permanente para la Defensa de los Derechos Humanos de Guayaquil. «Lo que estamos viendo es un aumento de los casos de graves violaciones de derechos humanos».

El enfoque de Ecuador ha generado comparaciones con el de El Salvador, cuyo joven líder, Nayib Bukele, ha desmantelado en gran medida sus viciosas pandillas, ganándose una victoria aplastante para la reelección y la adulación en toda América Latina. Pero los críticos dicen que también ha pisoteado los derechos humanos y el Estado de derecho, ordenando detenciones masivas que han atrapado a personas inocentes.

“Ecuador es un caso importante porque es casi como un segundo laboratorio para las políticas de Bukele”, dijo Gustavo Flores-Macías, profesor de gobierno y políticas públicas en la Universidad de Cornell que se especializa en América Latina. «La gente está tan desesperada que cree en la necesidad de estas políticas de mano dura para reducir el crimen».

Las políticas pueden ser efectivas pero, añadió, “el costo en términos de libertades civiles es alto”.

Al igual que Bukele, Noboa, de 36 años, quiere construir megaprisiones y sus publicaciones en las redes sociales contienen música a todo volumen e imágenes de presos esposados ​​y desnudos hasta la cintura. Lo proclama “El Camino Noboa”.

Sin embargo, existen diferencias importantes, dijo Christopher Sabatini, investigador principal para América Latina en Chatham House, un grupo de investigación en Londres. Mientras Bukele desdeña la democracia, Noboa “ha presentado a su gobierno como una democracia bajo asedio”, dijo Sabatini.

Noboa también enfrenta un adversario diferente, dijo Will Freeman, becario de estudios latinoamericanos del Consejo de Relaciones Exteriores.

“El Salvador nunca ha sido importante para el narcotráfico”, afirmó. «Es demasiado pequeño». Ecuador, por el contrario, se encuentra ahora en el centro del tráfico mundial de cocaína, con vínculos con cárteles desde México hasta Europa. Como resultado, sus bandas tienen millones con los que armarse para luchar contra las autoridades.

Pero, añadió, “vemos a Noboa avanzando hacia una estrategia de arrestos masivos”.

Desde que el presidente declaró la guerra a las pandillas, las autoridades ecuatorianas han arrestado a más de 6.000 personas.

En Guayaquil, soldados y agentes de policía destruyen sistemas de cámaras instalados por pandillas para vigilar barrios enteros, atacan zonas que antes estaban en gran medida fuera del alcance de la policía y derriban puertas a descubre escondites de armas y explosivos.

La represión tuvo algún efecto.

De diciembre a enero, el número de homicidios en Guayaquil cayó un 33 por ciento, de 187 a 125. Fuera de la morgue de la ciudad, Cheyla Jurado, una vendedora ambulante que vende jugos y pasteles a las familias que esperaban recuperar los cuerpos, dijo que la multitud había visiblemente adelgazado.

“Ahora son accidentes automovilísticos y ahogamientos”, dijo.

En el hospital más grande de la ciudad, el número de pacientes que llegan con heridas de bala y otras lesiones relacionadas con la violencia se ha reducido de cinco por día a tan solo uno cada tres días, dijo el Dr. Rodolfo Zevallos, médico de urgencias de rescate.

La tregua tras el derramamiento de sangre, aunque todavía en sus primeras etapas, tiene muchos partidarios a favor del joven presidente.

“Podemos sentarnos afuera por la noche”, dijo Janet Cisneros, quien vende comidas caseras en el barrio Suburbio de Guayaquil. «Antes no podíamos, estábamos completamente atrapados dentro».

Noboa, heredero de una fortuna bananera, fue elegido en noviembre para finalizar el mandato de su predecesor, que terminó cuando disolvió el parlamento, lo que provocó elecciones anticipadas.

En enero, cuando estalló la violencia, cambió sus trajes y su sonrisa tímida por una mueca, el pelo cortado al rape y una chaqueta de cuero negra, y anunció que Ecuador ya no aceptaría órdenes de “grupos narcoterroristas”.

El mensaje de línea dura está dirigido a los ecuatorianos, que votarán nuevamente por presidente el próximo año, dijo el politólogo Flores-Macías, pero también pretende ganarse el apoyo de los líderes internacionales, en particular del presidente Biden. Noboa, dijo, “ve claramente que necesita el apoyo –la orientación, la financiación y la ayuda– de Estados Unidos”.

Hasta ahora, la administración Biden ha proporcionado a Ecuador equipo y capacitación junto con alrededor de 93 millones de dólares en ayuda militar y humanitaria.

Funcionarios ecuatorianos han dicho que el ejército es fundamental para la reconquista. barrios por pandillas que se han convertido en autoridades de facto, reclutando a niños de tan solo 12 años para transportar drogas, secuestrar y matar.

La oficina del Sr. Noboa no respondió a solicitudes de comentarios.

En Guayaquil, la policía cubre murales que representan a líderes de pandillas. Los soldados que realizan redadas callejeras sermonean a los jóvenes encontrados con pequeñas bolsas de marihuana sobre los peligros de las drogas o la vida criminal.

Pero han circulado vídeos en Internet que muestran a las autoridades utilizando también tácticas más brutales: hombres y niños reunidos en las calles reciben disparos en la cabeza o son obligados a besarse. En un vídeo muy compartido, un adolescente es obligado a hacerlo frotar un tatuaje hasta que su pecho esté sangrando.

En las prisiones donde se ha enviado al ejército para tomar el control de las bandas criminales, se están produciendo abusos similares, según abogados y familiares de los reclusos.

«A los presos les pegan peor que Jesucristo», dijo Fernanda Lindao, cuyo hijo cumple condena por robo en la penitenciaría del Litoral de Guayaquil. «No hay derechos humanos para los presos».

Sin embargo, los videos de los arrestos son extremadamente populares, y muchos ecuatorianos elogian a los soldados y al presidente.

“El público aplaude lo que está pasando”, dijo Álvarez, alcalde de Guayaquil, “y no lo aplaude porque sean malas personas, sino porque están cansados ​​de toda la violencia que han sufrido”.

Para explicar su apoyo a las tácticas de Noboa, muchos describen cuán mal se habían puesto las cosas.

“Acá mataron, tiraron los cuerpos”, dijo Rosa Elena Guachicho, quien vive en Durán, un suburbio de Guayaquil con caminos sin pavimentar y sin agua potable. «Hace un mes encontraron uno en una funda de almohada, cortado en pedazos».

Dolores Garacoia Dijo que las pandillas habían tomado el control de Durán. Los taxistas se negaron a entrar por temor a ser asaltados o secuestrados, dijo. Ni siquiera la policía se sentía segura.

Las pandillas han amenazado a propietarios de pequeñas empresas como Garacoia, quien dijo que cerró la tienda que había dirigido durante años después de recibir una llamada exigiendo el pago de miles de dólares, conocida como vacunao vacuna.

“Tuve que quitar el cartel y cerrar inmediatamente”, dijo.

Así como la gente de Guayaquil ha cambiado para adaptarse a la violencia (permaneciendo en casa, teniendo pitbulls), también lo ha hecho la apariencia física de la ciudad. Las casas se han convertido en jaulas, enredadas en barrotes de dos o tres pisos de altura.

Ángel Chávez, de 14 años, estaba sentado detrás de las rejas de hierro forjado de un centro comunitario en Mount Sinai, parte del distrito más peligroso de Guayaquil, donde más de 500 personas fueron asesinadas el año pasado.

Tenía sentimientos encontrados ante la llegada de los militares.

«Tal vez esto finalmente ponga fin a lo que hemos sufrido», dijo.

Pero, añadió, le preocupaba la forma en que los soldados trataban a los adolescentes en algunos vídeos. «No me gusta cuando abusan de ellos».

Sin embargo, para muchos en Guayaquil, el mayor temor es que los militares se retiren.

La señora Cisneros, la cocinera que finalmente puede servir comidas afuera, dijo: “No tienen que irse”.

Thalía Ponce contribuyó al reportaje.