domingo, marzo 3

Elecciones en Taiwán: por qué son importantes y qué podrían significar para Estados Unidos y China

Taiwán elegirá un nuevo presidente el sábado, aportando un nuevo liderazgo a las volátiles relaciones con un Beijing cada vez más beligerante. El resultado podría aumentar o reducir los riesgos de una crisis, ofreciendo a China un posible punto de transición para reactivar el compromiso o aumentar las amenazas militares que, en última instancia, podrían arrastrar a Estados Unidos a la guerra.

El líder de China, Xi Jinping, ha afirmado los reclamos de Beijing sobre la isla autónoma de 23 millones de habitantes enviando aviones de combate y barcos a los cielos y aguas alrededor de Taiwán casi a diario. Washington, si bien mantiene una “ambigüedad estratégica” sobre sus planes, ha ayudado a fortalecer el ejército de la isla, y el presidente Biden señaló que Estados Unidos defendería a Taiwán de un ataque chino.

El principal desafío de las elecciones, cuyos resultados se esperan para el sábado por la noche, enfrenta al gobernante Partido Democrático Progresista (PPD), que ha promovido la identidad separada de Taiwán, contra el opositor Partido Nacionalista, que favorece una actitud más conciliadora hacia China. Los líderes chinos han denunciado al PPD como separatista y han sugerido que una votación por otros cuatro años bajo ese partido equivaldría a elegir la guerra en lugar de la paz.

El candidato presidencial del PPD, el vicepresidente Lai Ching-te, busca un tercer mandato consecutivo en el poder para su partido, algo que ningún partido ha logrado desde que Taiwán adoptó las elecciones presidenciales directas en 1996.

El candidato de la oposición del Partido Nacionalista, Hou Yu-ih, está intentando devolver a su partido al poder por primera vez desde 2016. Un candidato inconformista de un tercer partido, Ko Wen-je, se ha centrado más en cuestiones internas y ha prometido cambiar el sistema político.

Lai, del PPD, está por delante por unos pocos puntos en muchas encuestas recientes, aunque la victoria no está fuera del alcance de Hou, el candidato nacionalista. Ko está ganando impulso, pero sigue siendo una apuesta.

China ocupó un lugar preponderante en la carrera de este año, como siempre, pero los problemas internos se han vuelto más evidentes que en elecciones pasadas. El costo de la vida está aumentando, lo que genera quejas, especialmente de los votantes jóvenes, cuya tasa de participación –normalmente mucho menor que la de los votantes de mayor edad– podría desempeñar un papel decisivo.

Lai, de 64 años, ex médico y político veterano, ha prometido apegarse a la estrategia de la presidenta Tsai Ing-wen de mantener a Beijing a distancia mientras intenta evitar conflictos y fortalecer los lazos con Estados Unidos y otras democracias. También ofreció un paquete de políticas, llamado Proyecto Nacional de Esperanza, destinado a mejorar la economía de Taiwán y crear mejores empleos para los jóvenes.

El candidato nacionalista, Hou, de 66 años, es exjefe de policía y actualmente alcalde de Nuevo Taipei. Ha dicho que quiere estabilizar los lazos con China mientras continúa fortaleciendo el ejército y manteniendo estrechos vínculos con Washington. Acusa al PPD de poner en riesgo la seguridad de Taiwán al no crear las condiciones para las conversaciones con Beijing.

Ko, de 64 años, un cirujano que alguna vez fue alcalde de la ciudad de Taipei, es el nuevo candidato del tercer partido. Se centró en cuestiones clave como la vivienda, al tiempo que dijo que tomaría medidas concretas para mejorar los vínculos con China.

Incluso si Ko pierde, su Partido Popular de Taiwán podría ganar suficientes escaños para desempeñar un papel influyente en la próxima legislatura, que también será elegida el sábado. Se espera que el PPD pierda su mayoría y que esta vez ningún partido obtenga más de la mitad de los escaños.

Taiwán es una democracia autónoma, pero la mayoría de los gobiernos no la reconocen como país porque mantienen vínculos con Beijing. Este estatus inestable significa que la posición internacional de Taiwán y sus relaciones con China siempre pesan en la mente de los votantes.

Las encuestas muestran que la mayoría de los taiwaneses están a favor de mantener el ambiguo status quo de la isla y no arriesgarse a la ira de Beijing al buscar la independencia total. Sin embargo, las encuestas también indican que menos personas ven perspectivas de un acuerdo pacífico con China que puedan aceptar.

El control autoritario del Partido Comunista Chino sobre Hong Kong ha aumentado el escepticismo hacia Beijing en Taiwán. Los tres principales candidatos presidenciales rechazan la fórmula «un país, dos sistemas» utilizada por China en su manejo de Hong Kong y dicen que protegerán el status quo de Taiwán.

Donde difieren es en la cuestión de la diplomacia y el comercio.

Los nacionalistas argumentan que mantener conversaciones y hacer más negocios con China ayudaría a mantener bajo control los riesgos de guerra. El PPD sostiene que Taiwán debería centrarse en ampliar el comercio y los vínculos con países distintos de China para evitar una dependencia peligrosa de su poderoso vecino. Lai dijo que el diálogo con Beijing es posible si Taiwán es tratado con «igual respeto».

La forma en que China y Estados Unidos respondan a las elecciones y a los próximos cuatro años de gobierno taiwanés determinarán la pregunta que se cierne como una nube oscura sobre la isla: ¿habrá guerra?

Desde que Tsai asumió la presidencia hace ocho años, China ha intensificado la presión militar sobre Taiwán. Los aviones y buques de guerra chinos prueban periódicamente al ejército de Taiwán, erosionando la importancia de la línea media en el estrecho entre los dos lados, una frontera informal que las fuerzas chinas rara vez cruzaron en el pasado. Xi ha dejado claro que China se reserva el derecho de utilizar la fuerza para conquistar Taiwán si lo considera necesario.

Pocos observadores creen que una invasión de China sea inminente.

Independientemente de quién gane las elecciones, es probable que Beijing continúe presionando a Taiwán, pero puede ampliar su combinación de tácticas. Podría imponer mayores exigencias y aumentar las incursiones militares. También podría abrir algunas puertas al compromiso, con edulcorantes baratos u otras herramientas. El próximo presidente de Taiwán prestará juramento el 20 de mayo, y China podría aprovechar el tiempo anterior para poner a prueba al nuevo líder.

Lai es la mayor preocupación de Beijing. Los funcionarios chinos lo caracterizan como un partidario inflexible y poco confiable de la independencia de Taiwán.

Beijing también podría recurrir a sanciones económicas, por ejemplo revocando concesiones arancelarias otorgadas a productos taiwaneses. O podría intentar conseguir más aliados de los pocos países que todavía mantienen relaciones diplomáticas con Taiwán.

Estados Unidos también podría subrayar discretamente su deseo de actuar con cautela con respecto al próximo presidente de Taiwán en un momento en que éste enfrenta guerras en Ucrania y Medio Oriente. La Casa Blanca ha anunciado que enviará una delegación de alto nivel de ex altos funcionarios a Taiwán después de las elecciones, algo común durante décadas. China respondió instando a Estados Unidos a «abstenerse de intervenir» en los asuntos de Taiwán.

Una victoria de Hou podría provocar una reacción más cálida de Beijing. China probablemente consideraría la victoria como una reprimenda a las fuerzas independentistas. Pero hoy el Partido Nacionalista no es tan amigable con China como lo fue en el pasado. Hou dijo que «no tocará la cuestión de la unificación» mientras esté en el cargo.

Cualquier calma en las tensiones postelectorales puede no durar, incluso si gana Hou. Xi calificó la unificación de Taiwán con China como «una inevitabilidad histórica» ​​en un discurso del 31 de diciembre. Las tensiones entre Estados Unidos y China, no sólo por Taiwán sino por muchas otras cuestiones, hacen que la paz sea cada vez más difícil de mantener.

China lleva décadas intentando influir en las elecciones de Taiwán. Durante una votación en 1996, Beijing realizó ejercicios militares a gran escala y disparó misiles contra aguas cercanas a Taiwán.

Esta vez, China envió globos de gran altitud a la isla, según el Ministerio de Defensa de Taiwán, en lo que algunos expertos vieron como una advertencia.

El gobierno de Taiwán también ha advertido repetidamente que China está librando una «guerra cognitiva» destinada a influir en los votantes taiwaneses mediante la desinformación y la manipulación de los medios. Los esfuerzos de influencia incluyeron videos que difundían rumores sobre la vida personal de la Sra. Tsai, que según su oficina eran falsos. Otros videos afirmaban falsamente, con lo que las autoridades taiwanesas llamaron imágenes “profundamente falsas”, que ella y Lai estaban ejecutando una estafa de criptomonedas.

Los expertos en Taiwán también han descubierto campañas en línea de China que han buscado amplificar el escepticismo sobre Estados Unidos, con mensajes que sostienen que no es verdaderamente amigo de Taiwán y que abandonará la isla.

China ha ignorado en gran medida las acusaciones de interferencia. Calificó las elecciones como “un asunto puramente interno chino”, negándose oficialmente a reconocer la votación como legítima.