domingo, marzo 3

Ucrania dice que ataques rusos matan a 11 civiles

Funcionarios ucranianos dijeron el sábado que los ataques con misiles rusos contra una ciudad y un pueblo cerca de la línea del frente oriental mataron al menos a 11 personas, incluidos cinco niños, e hirieron a 10.

Vadym Filashkin, gobernador de las zonas controladas por Ucrania en la región de Donetsk, dijo que el ejército ruso atacó la zona con una andanada de misiles el sábado por la noche, destruyendo viviendas privadas y atrapando a los residentes bajo los escombros. El gobierno ruso no hizo comentarios de inmediato sobre los informes.

“El enemigo está apuntando cínicamente a los civiles, tratando de causar el mayor dolor posible a nuestra tierra”, escribió en una publicación en las redes sociales, que incluía imágenes de trabajadores de rescate buscando entre los escombros humeantes de las casas en la oscuridad de la noche. El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, dijo en un comunicado que las operaciones de rescate estaban en marcha. «El ataque ruso simplemente tuvo como objetivo casas privadas comunes y corrientes», dijo Zelensky.

El ataque del sábado, que no pudo ser confirmado de forma independiente, se informó mientras Rusia y Ucrania han estado atrapadas en un ciclo cada vez mayor de ataques aéreos en los últimos días. Moscú, en particular, ha golpeado territorio ucraniano con algunos de sus mayores ataques desde que comenzó la guerra hace casi dos años, matando a 90 civiles e hiriendo a más de 400 en cinco días, según Naciones Unidas.

Kiev, en aparente represalia, atacó la región rusa de Belgorod, en la frontera con Ucrania, con ataques que, según las autoridades rusas, dejaron al menos 24 muertos y 100 heridos. Las afirmaciones de Rusia no pueden verificarse de forma independiente.

Los funcionarios ucranianos dijeron que el ataque del sábado involucró misiles S-300, que son misiles tierra-aire normalmente utilizados para atacar aviones, pero que Rusia ha reutilizado cada vez más para atacar objetivos terrestres.

Los dos lugares que, según se informó, fueron atacados el sábado (la ciudad de Pokrovsk y el pueblo de Myrnohrad) están situados a unos 40 kilómetros de algunos de los puntos de la línea del frente oriental donde se produjeron los combates más feroces, incluido Avdiivka, una ciudad de que las fuerzas rusas atacaron ferozmente. meses.

No es la primera vez que Pokrovsk, el centro logístico del ejército ucraniano, es atacado. En agosto, dos misiles rusos impactaron el centro de la ciudad con 37 minutos de diferencia y casi en el mismo lugar, en lo que parecía ser un ataque de “doble toque” destinado a matar a los trabajadores de emergencia que respondieron al primer ataque. Los ataques mataron a nueve personas e hirieron a 82.

Antes de la guerra, la población de Pokrovsk rondaba los 50.000 habitantes. La cifra se redujo a unas 30.000 en la primavera de 2022, ya que muchas personas huyeron hacia el oeste para escapar de la invasión rusa. Pero para la primavera pasada el número había aumentado a 57.000, cuando los residentes, ansiosos por regresar a sus hogares mientras la guerra se prolongaba, regresaron. Otros de los puntos calientes de los alrededores, como Avdiivka, también se mudaron a Pokrovsk.

No está claro si algunas personas han vuelto a huir a medida que los combates se han intensificado y se han intensificado en los últimos meses. Desde otoño, Moscú ha lanzado una serie de ataques en todo el Frente Oriental, intentando rodear la ciudad de Avdiivka, el centro de las defensas ucranianas en la región de Donetsk, y aparentemente tomando el control de Marinka, a unos 40 kilómetros al sudeste de Pokrovsk. la semana pasada.

La ofensiva rusa tuvo un alto coste en términos de bajas para ambos bandos, y las ciudades objetivo de los ataques rusos a menudo quedaron reducidas a escombros debido a los implacables bombardeos.