domingo, marzo 3

Se espera que Bukele de El Salvador gane la reelección: lo que hay que saber

En la contienda presidencial del domingo en El Salvador no hay una competencia real: se espera que Nayib Bukele, el presidente milenario que reformó el país con una ofensiva contra las bandas criminales y las libertades civiles, gane la reelección por abrumadora mayoría.

Los expertos legales dicen que Bukele, de 42 años, está violando una prohibición constitucional al buscar un segundo mandato consecutivo, pero a la mayoría de los salvadoreños no parece importarles.

Las encuestas muestran que los votantes apoyan abrumadoramente la candidatura de Bukele y es probable que consoliden la supermayoría de su partido en la legislatura del domingo, extendiendo el control irrestricto del líder sobre cada palanca del gobierno durante años.

“Quieren demostrar que pueden hacerlo, quieren demostrar que tienen el apoyo popular para hacerlo y quieren que todos vivan con ello, independientemente de la Constitución”, dijo Ricardo Zúñiga, quien se desempeñó como representante de el Departamento de Estado de EE.UU. enviado especial a Centroamérica durante la presidencia de Biden. «Es una demostración de poder».

En una encuesta reciente, casi el 80% de los salvadoreños dijeron que apoyaban la candidatura de Bukele. La misma encuesta muestra que su partido Nuevas Ideas podría ganar hasta 57 de los 60 escaños de la legislatura, después de realizar cambios en la composición de la asamblea legislativa que, según los analistas, beneficiaron al partido gobernante.

El principal atractivo de Bukele fue el estado de emergencia de casi dos años impuesto por su gobierno después de que las pandillas que durante mucho tiempo habían dominado las calles comenzaran una ola de asesinatos en marzo de 2022.

Desde entonces, las autoridades han arrestado a unas 75.000 personas, sin el debido proceso, y suspendido indefinidamente derechos constitucionales fundamentales.

Pero el efecto fue innegable. Las tres pandillas que hicieron del país uno de los lugares más violentos del mundo han perdido cualquier apariencia de poder.

“El principal pilar sobre el que ha construido su apoyo popular es lo que ha hecho el gobierno en materia de seguridad”, dijo Omar Serrano, vicerrector de participación social de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas. «El estado de emergencia es lo que la gente más aprecia».

Bukele, descendiente de una familia de inmigrantes palestinos que llegaron a Centroamérica a principios del siglo XX, era uno de ocho hermanos criados en Escalón, un barrio de clase media alta en San Salvador, la capital. Estudió en una escuela secundaria bilingüe de élite.

Después de trabajar como publicista en campañas políticas, Bukele pasó a la política en 2011 y rápidamente saltó a la fama. A los 30 años, se convirtió en alcalde de Nuevo Cuscatlán, un pueblo en las afueras de San Salvador, en representación del partido de izquierda Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

Tres años más tarde se convirtió en alcalde de San Salvador, cargo considerado un trampolín hacia la presidencia. Antes de las elecciones presidenciales de 2019, creó su propio partido Nuevas Ideas, pero se postuló como candidato de un pequeño partido de derecha, GANA, para cumplir con los requisitos legales para competir. Navegó hacia la victoria con la promesa de romper con la política corrupta del pasado.

Sin embargo, una vez en el cargo, recurrió a tácticas que muchos vieron como un regreso al liderazgo autocrático por el que el país había librado una guerra civil de 12 años.

Llamó soldados a la legislatura para presionar a los legisladores para que aprobaran la financiación del gobierno y luego reemplazó a un fiscal general que estaba investigando la corrupción en su administración.

En 2021, tras obtener la mayoría absoluta en el Congreso, su partido reemplazó a los magistrados de alto rango de la Corte Suprema, quienes a los pocos meses reinterpretaron la Constitución para permitir que Bukele volviera a competir por la presidencia.

Sin embargo, su atractivo no ha flaqueado en casa y entre un notable contingente de fanáticos en todo el hemisferio. Políticos desde Colombia hasta Ecuador han prometido emularlo.

Erlinda Vela Gutiérrez, quien dirige un puesto de venta de chucherías en un mercado de San Salvador, dijo que se había visto inundada de turistas que pedían accesorios con el rostro del hombre al que llamaba «mi amado presidente». Dispone de imanes, tazas, llaveros y figuritas.

Vela Gutiérrez, que vive en Las Margaritas, un barrio en las afueras de San Salvador que alguna vez fue un bastión de la despiadada pandilla MS-13, dijo que si Bukele estaba rompiendo las reglas democráticas no era una preocupación.

«Si se postula para presidente 10 veces, lo elegiré 10 veces», dijo. Dijo que ya envió a su familia en Maryland un lote de “gorras, camisas, chaquetas, sólo de Bukele”.

Esta elección será la primera vez que los salvadoreños que viven en el extranjero votarán en masa, luego de que el gobierno permitiera la votación anticipada a través de una aplicación, una medida que, según los analistas, fue diseñada para capitalizar la popularidad de Bukele entre quienes emigraron a Estados Unidos.

Más de 140.000 salvadoreños en el extranjero ya votaron, en comparación con menos de 4.000 en las últimas elecciones, hace cinco años. La votación en las elecciones aumentó en estados con grandes comunidades salvadoreñas, como Virginia, California y Nueva York.

Los cinco candidatos presidenciales de la oposición casi no han obtenido apoyo en las encuestas, incluidos los contendientes del derechista Arena y el izquierdista FMLN, que ha dominado la política salvadoreña durante 30 años.